El de la ubicación no consentida en Android

El de la ubicación no consentida de Google

Los usuarios de teléfonos y tablets con Android tienen la opción de activar o desactivar el servicio de Ubicación de Android. Este servicio puede ser muy interesante si, por ejemplo, utilizamos Google Maps o cualquier otra aplicación para viajar de un sitio a otro o queremos que si se pierde nuestro teléfono podamos localizarlo en un mapa, pero algunos usuarios no quieren enviar esta información en pro de su privacidad y desactivaban el servicio de Ubicación, activándolo sólo cuando es estrictamente necesario.

No obstante, hace unos días saltó la noticia de que Google ha estado recopilando desde principios de 2017 la ubicación de los usuarios de Android aun cuando estuviera desactivada esta opción (puedes leer la aquí noticia entera), por lo que en realidad los usuarios no podían hacer absolutamente nada para impedir este envío de datos. Lo que hacía Google en realidad es recopilar la información de las antenas que nos dan cobertura de telefonía (que son como mínimo 3) y triangular nuestra posición… algo como lo que se hacía antiguamente cuando en las películas veíamos que el policía de turno decía ‘¡localizad la llamada!’. El caso es que esta información después se enviaba a Google, por lo que han tenido todos los movimientos de los usuarios de Android desde principios de 2017… ¿para qué? Dios sabe, ellos han dicho que para mejorar la velocidad con la que se envían los mensajes, que para cualquiera de nosotros podría ser una excusa válida, pero los listos de estas cosas dicen que no está claro cómo la identificación de las antenas puede mejorar la velocidad de envío de los mensajes.

El problema no es que esto tenga una aplicación más o menos válida, sino que hay muchos usuarios que desactivan el servicio de ubicación de Google simplemente para que Google no tenga estos datos, por lo que si los obtiene por algún otro sitio estamos en las mismas… es más, hacerlo sin que se pueda desactivar y, sobre todo, sin informar convenientemente al usuario puede ser objeto de sanción por alguno de los gobiernos o reguladores globales que siempre tienen ganas de pelearse con Google, Apple o cualquier otra gran compañía.

Os voy a poner un ejemplo que comento en mis charlas sobre Privacidad. Como recordaréis algunos, Google Maps al principio no mostraba información del tráfico. Después incluyó esta información basándose en estadísticas: ‘si yo sé que la M40 se pone todos los días hasta arriba de coches a las 18:30h, pues la marco en rojo para que mis usuarios lo sepan’. Después mejoró esto y empezó a utilizar los reportes de los usuarios, con lo que la información era más real.. pero no muchos usuarios reportan. Y poco después compraron la empresa Waze, una aplicación colaborativa estupenda para utilizar como navegador y con una gran comunidad de usuarios detrás que reportan activamente para conseguir puntos, por lo que tenían muuuuuchos más reportes en caso de incidentes en la vía. Hasta aquí bien, ¿verdad?, pero una vez trabajando juntos, Waze se actualizó con esta estupenda funcionalidad (imagen real de mi teléfono durante la instalación de Waze):

Es decir, que ya no es necesario que reportes un incidente, simplemente por llevar Waze instalado Google sabe dónde estás… y si vas por la M40 o no… y si te paras de repente en mitad de la M40 no pasa nada, pero si el usuario de Waze de 3 coches más para allá también se para y resulta que otro usuario de 5 coches más para atrás también se para y el chico que va en el autobús de línea con su Waze para saber cuánto va a tardar en llegar a casa también se para, pues Google sabe que ahí ha pasado algo y lo marca en rojo. Puede ser un buen método, puede ser ingenioso y puede ser útil, pero no es posible desactivarlo, aunque en esta ocasión sí que estás informado con esta pequeña pantalla, es tu decisión si utilizar Waze o no… yo lo desinstalé en ese mismo momento.

En esta ocasión con la triangulación de las antenas Google ha dicho que vale, que aceptan barco como animal acuático y que van a pedir el consentimiento al usuario además de dar la oportunidad de desactivarlo (no han dicho que vayan a dejar de hacerlo), por lo que publicarán una actualización que arregle esto y… llegados a este punto, ¿no os da risa? ¿Qué teléfonos de Android tendrán acceso a esa actualización? Si recordáis, hace unas semanas ya comentamos que estas actualizaciones sólo llegan a los teléfonos más modernos y ni siquiera en todos los casos. Es más, ¿cuántos usuarios con teléfono modernos recibirán la actualización y no tendrán ni idea de que pueden desactivar esto? El caso es que con Google nunca podemos sentirnos seguros al 100%, no porque no lo estemos (que también) sino porque no nos dan esa sensación de seguridad.

2 Replies to “El de la ubicación no consentida en Android”

  1. Cada día menos intranquilo con mi BlackBerry sin Android. Cacharro caduco, pero menos endeble (aunque ahora que es de Microsoft quien sabe).

    1. Hombre Òscar, igual una BlackBerry no es la mejor solución, es casi como llevar un Nokia de tapita… se sigue actualizando?

Deja un comentario